🎄Rebajas de Invierno🎄

-50€ Dto.

(Pedidos +200€)

CUPÓN:

d
h
m
s
¿Cómo puedo controlar mis pesadillas?
Cómo controlar tus pesadillas

Todos tenemos pesadillas. Cada vez se tienen más en cuenta, por ello los científicos investigan como controlar las emociones durante el sueño para evitarlas.

Las pesadillas son sueños desagradables o aterradores. Se caracterizan por sufrir fuertes emociones negativas durante la fase REM (movimiento ocular rápido) del sueño. Se basan en sentir emociones como enfado, miedo o tristeza, que son negativas, durante el descanso

Aunque pasamos soñando casi 60.000 horas a lo largo de nuestra vida, este campo es de las áreas de las que más incógnitas se tienen.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), entre un 20 y un 48% de la población adulta en nuestro país sufre dificultad para mantener el sueño. Entre las causas que influyen encontramos tanto no dormir las horas suficientes como las pesadillas. Y es que estas reflejan nuestros mayores temores que nos mantienen preocupados en el desarrollo del día.

Muchas veces, las pesadillas están relacionadas con las condiciones personales de cada uno: la inseguridad o el nerviosismo, el estado emocional o de ansiedad en el que se encuentre la persona, la toma de ciertas sustancias, el haber sufrido algún trauma que ha dejado huella en la persona, y posibles factores ambientales que supongan un cambio en desarrollo del sueño. 

Las enfermedades, psicológicas o físicas, y los medicamentos también pueden generar la aparición de pesadillas durante el descanso.

Las pesadillas más recurrentes

Las pesadillas pueden ser idiopáticas, que no estén vinculadas con ninguna otra patología psicológica, o asociadas con otros trastornos, como el estrés postraumático (TEPT). Las relacionadas con este tipo de condición, suelen basarse en la vivencia continua del trauma a través del sueño.

Entre los malos sueños que todos solemos vivir alguna vez, encontramos:  

  • Persecución. Sientes que alguien o algo te está persiguiendo. Pueden estar relacionadas con la sensación de amenaza con relación a algo que pasa durante el día.
  • Caída. Considerado de los más raros. La caída desde lugares altos de manera descontrolada o de una parte tan esencial del ser humano como son los dientes, puede relacionarse con el miedo a perder algo considerado valioso o esencial.
  • Aislamiento, el sentimiento de soledad de uno mismo o por parte de otras personas. Relacionado con la autoestima de la persona que lo sueña.
  • Ser atrapado en un lugar o situación peligrosa o desagradable, o atacado y herido.
  • La muerte. Estas pueden tener una doble explicación. Simplemente el miedo a la muerte o a los cambios drásticos que se pueden estar dando o pueden ocurrir en un futuro.
  • Pérdida. Relacionadas con haber perdido a alguien o algo importante para ti.
  • Fracaso en algo importante. Por ejemplo, en las que la persona se encuentra totalmente desnudo en un lugar público. Manifiesta el sentimiento de vulnerabilidad, el miedo de mostrar el verdadero yo o de no estar a la altura de las expectativas.

Aunque a veces parezcan tan realistas y visiones de lo que puede llegar a ocurrir en el futuro, hay que tener en cuenta que las pesadillas son solamente sueños y no reflejan la realidad. Por muy desagradables o aterradoras que sean, no van a dejar secuelas físicas.

¿Cómo las evito?

¿Cómo evito las pesadillas?

Es importante tener en cuenta que no es posible controlar directamente los sueños o las emociones que se experimenta durante ellos. Los sueños son una parte natural y necesaria del proceso de sueño, también de factores físicos y emocionales que ocurren durante el día. 

Aun así, existen estudios que se centran en investigar la capacidad que existe para transformar las pesadillas en sueños conscientes. Mediante algunos tratamientos se puede tratar el origen de las pesadillas.

Encontramos terapias para abordar las pesadillas crónicas, relacionadas con estrés postraumático. El objetivo es cambiar el desenlace de la pesadilla que se recuerda una vez se está despierto para que no sea visto como una amenaza. Después, de manera mental, se ensaya el final seleccionado. Esto puede ayudar a reducir la frecuencia con la que se viven las pesadillas.

Ayuda también hablar del sueño que se ha tenido, para sacarlo del subconsciente. Así, será más complicado volver a experimentarlo.

Hay algunas cosas que puedes hacer que te ayudarán a reducir la frecuencia y la intensidad de las pesadillas:

  • Trata de mantener una rutina de sueño regular. Duerme lo suficiente, trata de acostarte y levantarte siempre a la misma hora.
  • Evita consumir alcohol y drogas recreativas de manera excesiva. Estas pueden aumentar la probabilidad de sufrir pesadillas mientras descansas.
  • Practica técnicas de relajación antes de acostarte, como la meditación o la respiración profunda. Esto ayudará a reducir el estrés y, por tanto, las pesadillas relacionadas con él.
  • Evita ver películas de terror o contenido violento antes de dormir.
  • Practica ejercicio de manera regular durante el día.
  • Intenta resolver los problemas y el estrés durante el día. Es importante que no se acumule, ya que esto hará que te preocupes de manera excesiva durante la noche.

Si tienes pesadillas recurrentes y muy intensas, debes hablar con un profesional de la salud mental. Los psicólogos pueden ayudarte a identificar y tratar los problemas subyacentes que puedan estar contribuyendo a tus pesadillas y proporcionar técnicas adicionales para manejar tus emociones.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otros
Articulos modo rem

Escanea el código