🎄Rebajas de Invierno🎄

-50€ Dto.

(Pedidos +200€)

CUPÓN:

d
h
m
s
Descubriendo la causa de los espasmos nocturnos
Descubriendo las causas de los espasmos nocturnos

Muchas veces, mientras dormimos, experimentamos los denominados espasmos nocturnos. Pero ¿nos hemos llegado a preguntar cuál es su causa?

Los espasmos nocturnos son movimientos involuntarios y espasmódicos que se dan en los músculos durante el sueño.

Pueden ser leves y pasajeros, pero en algunos casos pueden sucederse de manera más frecuente y grave, llegando a interferir con el sueño y afectando a la calidad de descanso y vida de aquel que los sufre. 

Aunque estos espasmos pueden afectar a personas de cualquier edad, son más comunes en los adultos mayores.

Hay varias causas posibles que los pueden generar. Los trastornos del sueño, la deshidratación, el estilo de vida y algunas condiciones médicas. 

Los espasmos pueden ser leves o severos, y su duración puede ser desde unos segundos hasta varios minutos.

Su tratamiento suele incluir cambios en el estilo de vida, la receta de medicamentos y terapias específicas para tratar sus consecuencias.Si experimentas estos espasmos nocturnos y notas sus efectos en tu sueño o calidad de vida, es importante que hables con un médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado.

¿Cuáles son las causas de los espasmos nocturnos?

Conoce las causas de los espasmos nocturnos

Los espasmos nocturnos pueden tener muchas causas diferentes. Entre ellas encontramos lesiones musculares, fatiga muscular, estrés, ansiedad, enfermedades neurológicas y problemas de sueño. 

Algunas personas incluso pueden sufrir estos espasmos sin ninguna causa detectable.

Es importante cuál es la causa exacta para poder tratar los síntomas de manera efectiva.  Algunas posibles causas son:

Síndrome de las piernas inquietas

Los pequeños espasmos musculares que a veces experimentamos mientras dormimos se conocen como movimientos periódicos de las piernas (MPLP) o síndrome de las piernas inquietas (SPI). 

Se cree que este trastorno se debe a un desequilibrio en los niveles de algunos químicos en el cerebro que afectan al movimiento y el sueño. También las personas que lo sufren pueden tener una predisposición genética a padecerlo.

Sus síntomas incluyen la sensación de inquietud o tirón en las piernas, especialmente cuando se está acostado o relajado, y movimientos de manera involuntaria de las piernas durante el sueño. Estos pueden interferir con el sueño y pueden manifestarse de manera más frecuente o grave dependiendo de la persona.

El tratamiento de este trastorno puede incluir cambios en el estilo de vida, como hacer ejercicio regularmente y evitar la cafeína y el alcohol cerca de la hora de acostarse, así como el uso de medicamentos para controlar los síntomas. 

Trastornos del sueño

Otros trastornos del sueño, como el síndrome de apnea del sueño o el trastorno del movimiento periódico de la mandíbula, también pueden causarlo

El síndrome de la apnea del sueño es un trastorno del sueño grave que se caracteriza por sufrir episodios repetidos de detención de la respiración durante el sueño. Estos episodios, además de causar espasmos nocturnos, también pueden manifestarse a través de fatiga durante el día y ronquidos en el sueño.

El trastorno del movimiento periódico de la mandíbula se caracteriza por movimientos repetidos de la mandíbula durante el sueño, que también puede dejar dolor de cabeza y de mandíbula, además de los espasmos nocturnos.

Deshidratación

La deshidratación puede contribuir a la aparición o empeoramiento de los espasmos nocturnos.

Puede afectar a la función del sistema nervioso y puede provocar síntomas como fatiga, dolor de cabeza, mareos y dificultad para concentrarse. Esto pueden interferir con la calidad del sueño y aumentar el riesgo de espasmos. Además, puede afectar la producción de hormonas relacionadas con el sueño, como la melatonina.

Para prevenir esto, es importante beber suficiente agua durante el día y evitar los líquidos que deshidraten, como el café y el alcohol, antes de acostarse. 

Estilo de vida y condiciones médicas

Hay ciertos factores del estilo de vida, como el consumo excesivo de alcohol o la falta de ejercicio, que pueden contribuir a los espasmos nocturnos. También, algunas condiciones médicas, como el síndrome de la fatiga crónica, el lupus o la esclerosis múltiple, que también pueden causar estos espasmos durante la noche.

¿Se pueden evitar los espasmos nocturnos?

Si queremos evitarlos, te sugerimos algunas de las pautas que puedes incluir en tu rutina diaria:

  • Hacer ejercicio de manera regular. Ayuda a reducir el estrés y la tensión muscular.
  • Mantener una buena higiene del sueño. Esto implica dormir lo suficiente, mantener una rutina y ambiente de sueño adecuado.
  • Beber suficientes líquidos para prevenir la deshidratación.
  • Evitar las sustancias estimulantes que puedan interferir con el sueño y con los espasmos.
  • Si pensamos que los espasmos son consecuencia de otra condición médica, como las mencionadas anteriormente, se debe tratar de manera adecuada para aliviar los espasmos.

Si experimentas estos espasmos nocturnos y no estás seguro de cuál puede ser su causa, es importante que hables con tu médico. Así obtendrás un diagnóstico y tratamiento adecuados, que pueden incluir cambios en el estilo de vida, medicamentos, terapia para el sueño y terapias para el dolor.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otros
Articulos modo rem

Escanea el código